Los sistemas anticaídas garantizan la seguridad del trabajador y la efectividad del trabajo

Debemos partir de la premisa de que un dispositivo anticaídas debe ser capaz de mantener al operario y garantizar su detención sin causar heridas en caso de caída. Éste se debe escoger según el tipo de trabajo a realizar y el lugar del mismo:

– Trabajos en postes y similares (Sistemas de prevención de caídas de acuerdo a la EN 358):
Cinturón de posicionamiento en combinación con una cuerda de posicionamiento. Una alternativa puede ser arnés completo con cinturón de posicionamiento. En estos casos, la posición del trabajador con riesgo de caída no debe superar los 50 cm.

Trabajo sobre plataformas y andamios, trabajos en ventanas, trabajos en alturas sin la protección adecuada, trabajos con movimientos laterales anclados a una línea de vida horizontal (Sistemas de riesgo de caída de acuerdo a la EN 363):
Arnés anticaída con enganche dorsal o enganche dorsal/frontal, o arnés con o sin cinturón de posicionamiento unido a un dispositivo disipador con absorbedor de energía. Altura mínima necesaria 6 metros.

– Trabajos de ascenso y descenso como fachadas, vigas, techos y otras superficies inclinadas, mástiles, escaleras (Sistemas de riesgo de caída de acuerdo a la EN 363):
Arnés anticaída con enganche dorsal/frontal con un dispositivo anticaídas corredizo (fallstop). Altura mínima necesario 2 metros.

-Trabajo sobre andamios y plataformas, trabajos en pozos, tanques o silos, montaje de andamios con el punto de anclaje fijo arriba, trabajo con desplazamientos tanto en línea horizontal como vertical con anclaje en una línea de vida (Sistemas de riesgo de caída de acuerdo a la EN 363):
Arnés con enganche dorsal con o sin cinturón de posicionamiento, unido a un dispositivo enrollador con banda textil o de cable de acero con mosquetón. Altura mínima necesaria 2 metros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *