El casco de seguridad ofrece una protección general, para el cráneo en su conjunto, en particular contra los efectos de posibles impactos por caídas de objetos y, en menor medida, de choques contra objetos inmóviles.